Tavernes de la Valldigna. Sensaciones únicas.

SAN LORENZO

La ermita de San Lorenzo es todo un referente para la gente de la Valldigna. A parte de su santuario, es un punto de encuentro ensalzado sobre todo por su entorno. En un medio natural que combina la altura con las vistas, y el desplazamiento con la evasión, la modesta construcción conecta con el paraje.

 

Fácilmente accesible a pie y en coche, dispone de zona recreativa con barbacoas y en días señalados del calendario santoral los creyentes se acercan. 

 

Situada en el paraje del Racó de Joana, la sencillla construcción en sí es bastante reciente si tenemos en cuenta la larga tradición que la acompaña.

 

Los cimientos del levantamiento de la ermita tienen una explicación que nos lleva a mirar en la época medieval, cuando los moros eran los amos de nuestras tierras y el valle presentaba reducidas manifestaciones de población sarracena autosuficiente.

 

En los mejores momentos de la alquería de la Alcúdia, cuando aún estaba activa y con vida propia, contaba con un centro de religiosos, y calculamos que fue allí donde se levantó la ermita cristiana dedicada a San Lorenzo.

 

 

Una vez emigrados los cristianos hacia núcleos más consolidados, algunos optan por trasladarse a Favara y otros a Tavernes. De este modo se consolida en Tavernes la antigua ermita de San Lorenzo, situada en el Teularet, y que fue desmantelada durante las obras de la autopista A-7 en su paso por el valle.

 

En sustitución de la anterior, se construyó otra en el Racó de Joana, que es la que hoy en día todo el mundo conoce, y parte de la población cristiana visita.

 

El 10 de agosto, día de San Lorenzo, se celebra una peregrinación a la ermita y un popular porrat por los alrededores del santuario.

 

Ús de galetes.

Este lloc web utilitza galetes perquè tingueu la millor experiència d'usuari.Si continueu navegant-hi esteu donant el consentiment per a acceptar les galetes i la nostra política de galetes. Cliqueu en l'enllaç per a més informació. ACEPTAR

Aviso de cookies